sábado, 24 de noviembre de 2012

Caligrafía en el s XVIII: OLOD, Fray Luís de








Inicial Floreada, Olod Luís, 1766






Gerona, (1766), Narciso Oliva. Folio, un hoja en blanco, grabado del autor, Portada, grabado y dedicatoria a Carlos III + 4 folios de Prólogo y aprobaciones, 2 páginas de índice + 136 páginas + 24 láminas de  dibujos caligráficos y alfabetos. Primera edición. ( La fecha de publicación reside en las aprobaciones no en la portada)
Se publicó una segunda edición en Barcelona: Imprenta de Carlos Sapera, 1768, que añade dos láminas más al tratado, reproduciendo un alfabeto de letras floreadas.
La mayoría de ejemplares están encuadernados en pergamino de época y las láminas presentan manchas de óxido. Aún es relativamente fácil encontrar ejemplares de esta obra aunque son raros los que estan en perfectas condiciones.
La referencia de Palau (1),tiene un error en el número de láminas ya que en la primera edición sólo consta de 24 más el retrato y el grabado de Carlos III. Esta opinión la puedo constatar después de ver varios ejemplares durante varios años en los que se puede afirmar que salieron publicados de esta forma. En la segunda edición se añaden las dos láminas de alfabetos floreados y se aprecia claramente que no son ni del mismo papel y difieren claramente del estilo anterior. Esta segunda edición es la que describe Cotarelo y Mori en su diccionario (2)
 
Decía el mismo P. Olod en el prólogo de su obra que envió las muestras caligráficas a Roma por que  no encontró  grabadores de suficiente  nivel para reproducir sus láminas, aún así el trabajo que realizó Petroschi en Roma fué insuficiente y no reflejó ni la pulcritud ni la belleza de sus originales.

Este tratado según calígrafos posteriores como Torío de la Riba (3) es un ejemplo de la decadencia en que se sumió la caligrafía en la primera parte del s. XVIII, veamos sus palabras:
“...se halla tan poco gusto, magisterio y legitimidad en sus caracteres que no he querido recargar mi obra con muestras que siempre mirarían con horror los verdaderos inteligentes”

Cabe mencionar que el tema de los grabadores era muy importante para que las obras salieran con todo el esplendor, en el anterior los mismos calígrafos como Morante o Casanova grabaron ellos mismos las muestras y en el caso de Aznar de  Polanco (1716) dispuso aún de un buen grabador: Palomino, pero hasta Asensio y Mejorada España no dispone de un buen grabador de letras. (Ver láminas del libro de 1776 de Palomares)

En el libro de Olod  encontramos además de toda la teoría sobre la escritura una serie de normas y consejos a los profesores sobre la forma y el modo de tratar a los alumnos y formas  pedagógicas para aprender las letras y multitud de consejos que aún podrían tenerse en cuenta en la educación. Uno de los apartados curiosos de este libro es el largo recetario de diferentes tintas que explica.


 
Dibujo para confeccionar una peonza y poder jugar aprendiendo el alfabeto

 
____________
(1) Palau, A. Manual del Librero Hispano-Americano, Madrid: Ollero y Ramos,1990. Pág. 354, vol V
(2) Cotarelo y Mori, "Diccionario Biográfico y Bibliográfico de los Calígrafos Españoles" Madrid: Visor Libros, 2004.   nº797
 (3) Torio de la Riva, Arte de Escribir por reglas y por muestras,  Madrid: a la imprenta de Viuda de Don José Ibarra,1802.  Pàgina nº 70

 
 
Reproducire las láminas de la primera edición así como las añadidas en la segunda:
 
 
 
 
Portada
 
 
 
 

Retrato de Fray Luís de Olod
 
 
 

 
Dedicatoria y Retrato de Carlos III
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Estas dos láminas de Alfabetos floreados fueron incluidas en la 2ª Edición de esta obra:
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 
Colofón de la obra

 
Hasta la próxima entrada: Marcos Welbi
 

 

 

 

 

 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada