domingo, 27 de mayo de 2012

El libro y su futuro como transmisor de cultura.




El Arte en general y en concreto las artes del libro, admite y a veces incluso demanda formas de soportes antiguos para poder expresarse ahora y en el futuro



Hace ya unos días me desperté con la noticia nada nueva de que algunos periódicos de gran prestigio ya no editaran en papel todas sus ediciones. En estos momentos donde el futuro digital es ya una realidad,  la pregunta que ya se han planteado muchos es si desaparecerá el libro en formato papel como fuente de conocimiento y cultura y se sustituirá finalmente por otro soporte: el digital. Si buscáis hay centenares de noticias al respecto:

 _ http://www.publico.es/televisionygente/423799/publico-cierra-su-edicion-de-papel

_http://www.economiadigital.es/es/notices/2012/02/el_desden_hacia_la_edicion_impresa_tensa_la_redaccion_de_el_periodico_26920.php


Si analizamos a “grosso modo” vemos que básicamente existen diferentes tipos de publicaciones en papel pero las más extendidas son: la prensa escrita y los libros editoriales.

En el caso de los periódicos:
- Son de contenido y trascendencia de corto alcance o más bien dicho de repercusión inmediata. Aunque incluyan artículos de opinión o algunos reportajes de más relevancia en el tiempo, son productos que caducan al día siguiente.
- Sólo son rentables si se masifica su consumo.
- Si se piensa sólo un minuto, son ecológicamente insostenibles. Toneladas de papel y tinta para usar sólo un día.

 Internet mejora todos los puntos de vista del periódico:
Más barato y ecológico, ni maquinarias de edición, ni papel, ni tinta, etc… El diseño ya es digital en un 100% y con ello queda en base de datos para consultas. El espacio físico que ocupan actualmente las editoriales se reduciría a la mínima expresión, quizás sólo una planta de oficinas con sus equipos informáticos. Menos trabajadores ya que no precisa la estampación ni la distribución. Más accesible ya que las subscripciones podrían ser mucho más baratas.
En el caso de las revistas prácticamente seguirán el mismo camino que los periódicos.
Solo quizás las que tengan un marcado carácter de objeto artístico pueden sobrevivir, en soporte papel, por el valor añadido en sí que tienen sobre las otras.
Está claro pues, que poco a poco los periódicos serán digitales o no serán, sólo es cuestión de que Internet se utilice cada vez más y puedan encontrar el consumidor masivo directamente en la red. Mientras tanto se usará la dualidad de soportes para vender el producto, sólo dejará de hacerse periódicos en papel cuando el numero de subscriptores y usuarios sea demasiado bajo para editarlos y obtener beneficios.

Los libros son también dependiendo de la temática y contenido carne de cañón digital. Los primeros que sucumbieron a la era digital fueron las enciclopedias y diccionarios de volúmenes: ¿Quien no ha pagado una enciclopedia o un diccionario de cultura general, incluso a plazos....? Los editores se hincharon a publicar grandes enciclopedias de cualquier tema, lo interesante era vender muchos volúmenes y llenar estanterías de papel. El problema era que estuvieran al día de contenido, esto justificaba los apéndices y nuevas ediciones. Bien este tipo de libros ya no tiene ningún futuro, ya que ocupan un espacio muy considerable y todas las versiones estarán o están on-line actualizadas, (La Enciclopedia británica se editará solo en internet próximamente). Actualmente ni los libreros de segunda mano o de viejo admiten las enciclopedias, o las venden por precios irrisorios.
Los artículos o libros científicos y universitarios se expanden por la red a muy rápida velocidad. No es de extrañar ya que el acceso a internet es constante en la universidad y las ciencias en general renuevan constantemente el saber a través de la red mucho más que a través de la edición. Las grandes ediciones de bestsellers o libros de gran consumo es probable que con la introducción del e-book poco a poco se lean más electrónicamente que en papel, ya que el acceso a una biblioteca electrónica hace posible no solo rebajar el precio del producto sino a la vez tener acceso a una biblioteca de bajo coste y que el libro se vuelva interactivo con el usuario. Esto abre un sinfín de posibilidades de entretenimiento.
En todo esto, la futura desaparición de las librerías para vender libros está al llegar. Comprar directamente a la editorial a través de internet ya es una cosa común en países como EEUU, más barato y más rápido, incluso las editoras musicales de partituras están sirviendo partituras de música en PDF, sin llegar ni a enviar ejemplares físicos. Si se normaliza la compra por internet los libros serán a la larga un producto estrella.

La otra problemática es que paulatinamente Internet consiguen más elevados perfiles de cultura, erudición y prestigio cultural. La mayoría de alumnos de las escuelas y universidades acuden a la red en busca de toda clase de información como primera fuente de conocimiento. Aquí el libro empieza a perder una batalla muy importante y las futuras generaciones con sus costumbres y forma de ser utilizarán sin duda Internet de una forma mucho más exhaustiva que no ahora y puede que también no echen en falta el uso del formato de papel.  Este cambio evidentemente se introducirá de forma lenta y a medida que los consumidores estén más acostumbrados a las formas digitales aunque supongo que coexistirán los dos formatos durante mucho tiempo.
Pero delante de este panorama que se nos avecina ¿queda alguna posibilidad para la edición de libros en el futuro? y ¿Qué características deberían tener para ser producidos por las editoriales?

 El arte tiene que tener una perdurabilidad en el tiempo (*), de aquí, que los materiales y los "soportes" han de tener una constancia duradera para influir definitivamente en la cultura y los soportes digitales tiene el inconveniente de ser hasta ahora los menos eficientes en este sentido. Los sistemas informáticos en evolución constante se renuevan cada pocos años y ordenadores que hace diez años eran los más avanzados del mercado, quedan obsoletos en la actualidad. Esto perjudica la perdurabilidad de arte virtual y lo convierte en un arte de usar y tirar o en un arte que caduca en el momento que el programa o el soporte ya no es vigente. Es tal la vorágine que en pocos años los soportes han cambiado exponencialmente si los comparamos con materiales anteriores, ¿se debe a que la tecnología evoluciona a ritmo exponencial? o ¿son los ingresos de estas empresas que también deben evolucionar a ritmo exponencial?

Yo confío que una vez más, serán en este caso las Artes del libro, las que pueden dar un valor añadido a las futuras ediciones. Seguramente las ediciones futuras serán muy menores en número de ejemplares, muy menores en ganancias para los editores, muy menores los consumidores de ellas, pero con una serie de características diferentes a la mayoría de las ediciones actuales. Aquí la literatura, la novela, la poesía, los cuentos y el teatro quizás encuentren un camino más artístico, más culto y más afín al contenido del libro que en el mundo digital. El único inconveniente será el precio, que como es lógico, será mucho más caro.

Un sector que ha desarrollado una buena pervivencia en el futuro son las Editoriales de Libros de Arte. (Dejo a un de lado el libro puramente de “artista”,  equiparable a un cuadro o a cualquier obra de arte plástico, ya que propiamente son más obras plásticas que libros.) Este sector que pudimos ver el pasado mes de Mayo en Barcelona en la feria del libro de arte y diseño en Barcelona: "ARTS LIBRIS" Estas editoriales apuestan por que sus libros sean algo más que papel escrito y tengan una dimensión artística en comparación a otros muchos libros publicados hoy en día. Una vez más hemos topado con el arte y su gran diversificación en diferentes soportes. En este sentido todas las técnicas y artes del libro estaban presentes y sin duda daban una alternativa sin posible comparación a un e-book o a una publicación digital. El catálogo era amplísimo y os remito a este web si queréis información: http://artslibris.cat/.

 En esta carrera para salvar la edición en papel también queda la posibilidad de la mirada atrás, al pasado editorial y a la recuperación de todas las posibilidades que han surgido a lo largo de más de 500 años desde la creación de la imprenta.
El gran editor y humanista Aldo Manuntio fue el primero en imprimir libros en tamaño bolsillo, los cuales fueron un gran avance para divulgar la cultura en el s. XVI. Podría parecer que los avances posteriores y especialmente en el s. XIX y XX se han basado solo en la masificación de la edición, y en vender más y más ejemplares. Pero por el camino ha existido también el trabajo de editores, tipógrafos, molinos de papel, encuadernadores, artistas de la ilustración y en cada época se inventaron nuevas posibilidades artísticas como el grabado de madera, en planchas de cobre, al acero, la litografía, la fotografía...etc. y estos son los valores añadidos de muchos de los libros que ahora forman el mercado antiguo del libro y estos también pueden ser los valores añadidos de las ediciones del futuro. Todas estas artes que pertenecen al libro y son impracticables en una versión digital, tiene que tener suficiente peso para poder dar pervivencia a la creación de nuevos libros. Se tendrá que centrar la atención en la singularidad del ejemplar, en calidad y en apariencia de forma que se pueda personalizar la mayoría de los posibles deseos del consumidor. Quizás una nueva revisión de los libros de bibliófilo pueda tener el suficiente interés para seguir editando libros en el futuro, ya se verá…
Las artes en definitiva utilizan todos los soportes y materiales posibles para expresarse desde las que se utilizaban en la antigüedad hasta las nuevas formas de la era digital. Sin excluir ninguna de ellas sino incluyendo todo aquello que sirva para sus fines expresivos.
 Os recomiendo el libro de Umberto Eco y Jean-Claude Carrère: "Nadie Acabará con los libros" de la Editorial Lumen, 2010. Cito solo la frase de Umberto Eco: "EL LIBRO ES COMO LA CUCHARA, EL MARTILLO, LA RUEDA, LAS TIJERAS. UNA VEZ SE HAN INVENTADO, NO SE PUEDE HACER NADA MEJOR. EL LIBRO HA SUPERADO LA PRUEBA DEL TIEMPO... QUIZÁ EVOLUCIONEN SUS COMPONENTES, QUIZÁ SUS PÁGINAS DEJEN DE SER DE PAPEL, PERO SEGURÁ SIENDO LO QUE ES"




(*)[Una de las tendencias del arte ha sido la de crear "arte" con fecha de caducidad o con materiales que caducan o se estropean. Aunque la idea en si es interesante este tipo de arte no trascenderá más allá de lo que dure sus materiales y solo podrá tener una resonancia importante si lo consumen masivamente cantidades ingentes de publico. (No por esto se debe suponer que sea de peor calidad: Ana Magdalena, la mujer de J.S. Bach nos dice en sus crónicas que lo más maravilloso que llegó a oír de su marido fueron las improvisaciones en el órgano. Así pues si Bach nunca hubiese escrito su música, por buena que fuese, solo nos llegaría el eco lejano de lo buen músico que fue, pero no sería considerado uno de los genios más influyentes de la música)]



Si teneis otro poquito de tiempo mirar este ingenioso video, titulado: "BOOK" más de 2.700.700 visitas:  http://www.youtube.com/watch?v=iwPj0qgvfIs&feature=fvsr Felicidades al realizador ¡¡¡


Como no estaría encantado que si queréis contribuir con comentarios
o textos enteros sobre el tema prometo añadirlos al blog.
 Hasta otra. Marcos Welbi







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada